La mejor postura sexual en el embarazo

la-mejor-postura-sexual-en-el-embarazo

Dependiendo de las necesidades y gusto de la mujer, una postura será mejor que otra para el sexo, por eso hay que fijarse en qué trimestre de embarazo estás para saber cuál es la mejor postura sexual en el embarazo que te va bien a ti en cada momento.

En el primer trimestre ocurren un par de cosas a considerar como lo son los malestares matutinos, náuseas, vómitos, cansancio, cambios de humor y, en el peor de los casos, riesgos de aborto. Estos factores sin duda alguna pueden hacer cambiar de parecer a tu pareja con respecto a la idea de tener relaciones sexuales en los primeros meses de gestación. No obstante, en un embarazo normal, la gestación no impide tener relaciones sexuales con tu pareja, al contrario, se hacen necesarias pues te aportan diversos beneficios.

Cuando se habla de postura, en los primeros tres meses no hay riesgos de ninguna naturaleza, a menos que presentes sangrado o se te haya indicado que hay posibles riesgos de aborto por lo que debes consultar con tu gineco-obstetra acerca de qué se puede y qué no se puede hacer. Si las pruebas médicas del embarazo salen bien, no hay problemas en tener sexo con normalidad.

la-mejor-postura-sexual-en-el-embarazo

En un embarazo sin complicaciones puede hacer todas las posiciones que desee ya que hay buena lubricación, sensibilidad y un poco de inflamación en los pechos que ocurre porque hay más irrigación de sangre permitiendo la sensibilidad en otras zonas, y engrosamiento del revestimiento vaginal. Algunas mujeres, en cambio, pueden manifestar pérdida de sensibilidad en dicha área.

Mantener relaciones sexuales favorece en la salud mental y emocional dado que hay más liberación de hormonas. Es posible aliviar el estrés o disipar el malhumor con la segregación de endorfinas que se generan en el acto sexual, por lo que mejora el estado de ánimo, que no solo contribuye a la madre sino al bebé en desarrollo.

En referente al estado lo físico, el sexo se vuelve más placentero y con orgasmos más intensos. Dependiendo del caso, este aporta beneficios a largo plazo en el proceso de gestación, ayuda en mejorar el sueño debido al efecto relajante que hay después de cada relación y fortalece la pelvis preparándola posteriormente para el parto.

Para el segundo trimestre el apetito sexual que quizás se haya disminuido en el primer trimestre, regresa. Esto se le atribuye a que posiblemente con el descenso de los malestares presentados anteriormente, la mujer se sienta con mejor ánimo. También sucede que generalmente para finales de este trimestre el vientre empieza a crecer mucho más, pues lo recomendable son posiciones que no hagan presión en dicha área. Las mejores posturas sexuales para la embarazada son las siguientes:

Misionero con hombre en cuatro puntos

El misionero por excelencia es una de las mejores posturas para el sexo existentes estés o no estés en gestación. La variación en este es que en vez de la mujer cargar con todo el peso del hombre, este se apoyará en manos y rodillas y tú subirá tu pelvis. Puede ser de preferencia con ayuda de un par de cojines, esto permitirá embestidas más profundas lo que resultará muy placentero.

De cucharita cara a cara y La siesta

Son posiciones que se pueden usar al momento de sentir mucha fatiga. En la primera, estando acostados, la mujer le dará la espalda al hombre con las piernas estiradas y este la penetrará por detrás. Es una posición suave en la que el vientre reposa de lado. En La siesta, el hombre queda de costado, pero tú pasarás tus piernas por encima de él, por lo que los cuerpos quedarán en posición de cruz. Estas posiciones permitirán dar respiro, además de que tu pareja podrá hacerte caricias y mimos en distintas zonas.

La amazona y En la silla de espalda al hombre

Ambas posiciones se realizan con el hombre sentado en una silla. En esta tienes el control de los movimientos, tanto profundidad como velocidad. La Amazona permite que tengas un encuentro cercano con tu pareja pues te sientas encima de él frente a frente por lo que hay total facilidad para darse besos y caricias. En cuanto a la segunda posición la diferencia es que le darás la espalda al hombre, es decir tu espalda estará completamente expuesta a él. Para esta última posición es recomendable por comodidad hacer una leve inclinación hacia adelante por lo que profundizará además los movimientos, en vez de ir solo de arriba-abajo.

En el tercer trimestre el deseo sexual de la mujer disminuye y ya la panza ha salido por lo que el acto sexual se vuelve más cuidadoso. Mientras no haya contracciones de parto, no se hace imposible de realizar el acto sexual, además que favorece con la flexibilidad de la pelvis. Resultan muy aconsejables que realices todas aquellas posiciones donde te encuentres encima de tu pareja cuidando que las penetraciones no sean tan profundas sino más amables. El hombre en esta etapa tiene que ser paciente pues se trata de tu bienestar, además que deberá ayudarte en ciertas posturas para que no realices todo el esfuerzo.

Aperitivo sabrosón y Flor de Loto

la-mejor-postura-sexual-en-el-embarazo

El hombre se sienta en la cama o el suelo con una pierna doblada y la otra estirada mientras que te coloca de frente a él apoyándote en tus pies o rodillas. A diferencia de cómo se hace realmente esta postura, se cambia de penetraciones profundas por unas más suaves mientras pueden aprovechar para darse caricias y besos. Para esta posición, y todas aquellas que implique el uso de las rodillas, deben hacerse pausas pues todo tu peso está en rodillas y piernas, además se recomienda colocar cojines para que no te lastimes al momento de realizar los movimientos.

Con la flor de loto ocurre lo mismo, lo único que las piernas de ambos van de forma cruzadas alrededor del cuerpo del otro. Los problemas con las rodillas serán leves y lo que importa aquí es el darse amor mutuamente cara a cara.

Balancín

La variación con el balancín es que es una combinación de las dos posturas anteriores. Tu pareja estará estará con las piernas en flor de loto, pero apoyará sus manos hacia atrás por lo que hará una inclinación, y tú te montarás en él, pero apoyándote con tus rodillas. La inclinación generada por él hará que toque tu punto G en la penetración haciendo que no necesariamente estas sean profundas.

Postura de mujer en cuatro puntos o de perrito

Y, por último, no se puede dejar de lado esta posición pues es muy placentera y aunque el hombre tiene el control, la mujer le puede ir indicando la intensidad. Además de realizarla tú apoyada en rodillas y manos, también se puede hacer estando ambos de pie mientras él te penetra por detrás. Estando de pie puedes apoyar tus manos en tus rodillas, en la pared o en una silla para mayor equilibrio o comodidad.

No solo para el sexo, la postura y hábitos de la mujer embarazada debe cambiar incluso a la hora de ir a dormir. Así que simplemente se trata de adaptarse, pero nunca de renunciar.

Deja una respuesta

Abrir chat
1
Hola, soy Jose...
¿En qué puedo ayudarte?
NUESTRO HORARIO DE ATENCIÓN ES: 8h a 19h
🚚 recuerda que los envíos son gratis 😉