Cómo conseguir que tus hijos te dejen descansar

como-conseguir-que-tus-hijos-te-dejen-descansar

El problema de la paternidad desde que el mundo el mundo, sobre todo  las mujeres, quienes generalmente pasan más tiempo con sus hijos y ven imposible cómo conseguir que sus hijos las dejen descansar, especialmente cuando son recién nacidos, sabrán de lo que hablo.

Y es que es bastante obvio, los hijos son pequeños seres humanos que durante los primeros años (o décadas a veces) de su vida, dependen de nosotros para lo más básico de su existencia. Los bebés y los niños pequeños especialmente, requieren de mucha atención, de toda la atención posible, primero porque los padres deben hacer todo por ellos, alimentarlos, cambiarles el pañal, hacerlos dormir, alimentarlos, cambiarles el pañal, y el ciclo se repite incesantemente hasta que más o menos logran dormir toda la noche de corrido.

Debemos tener casi un sexto sentido para interpretar qué es lo que necesitan cuando no hablan, y cuando comienzan a hacerlo, ¡Agarrate Catalina! Exactamente lo mismo pasa cuando comienzan a caminar, a andar por toda la casa.

como-conseguir-que-tus-hijos-te-dejen-descansar

A medida que van creciendo, sus requerimientos aumentan, su aburrimiento aumenta, venga, estamos en el Siglo XXI, es raro encontrar un pequeño que se quede tranquilo varias horas jugando con algo. Parece que están enchufados y totalmente cargados todo el día, los padres a menudo se encuentran con un estilo de vida “al límite”, entre el trabajo y el hogar, donde parece imposible encontrar un segundo de paz, los niños no quieren dormir la siesta, los niños quieren jugar, todo el día. Tampoco los vamos a mandar a ver la televisión las veinticuatro horas o les vamos a dar un móvil o una tablet para que “se entretengan”, aunque bueno, a veces es de los pocos recursos que los pueden mantener más o menos tranquilos por un rato.

Está claro que siempre hablamos del promedio, de casos generales, y que asimismo no hay fórmula mágica pues cada niño es distinto y no a todos les gustan las mismas cosas, sin embargo, hay una serie de recomendaciones que tal vez puedan tener en cuenta para ver si pueden lograr una rutina diaria que implique un poco más de tranquilidad.

Otra aclaración importante, es que nos referiremos a niños que hayan cumplido al menos un par de años, ya que los recién nacidos, bueno, como dijimos, dependen de nosotros absolutamente para todo, especialmente los primeros meses de vida van a ser ustedes a su servicio, los bebés consumen la mayor parte de su energía al ser alimentados, y verdad que no les rinde para nada, ya que duermen una siesta de unas horas y allí están nuevamente llorando para ser amamantados otra vez. En ese caso la madre deberá adaptarse a los horarios de su hijo o hija y descansar en los mismos intervalos que él, no queda otra.

Pero a no desesperar, hay niños que logran dormir toda la noche casi de corrido, y sino puede que en algunos meses lo logren. Por eso estos consejos son mayormente para padres con niños que tengan algunos años, digamos rondando la edad preescolar.

Establece una rutina: aunque parezca bastante intuitivo, te será de bastante ayuda diagramar una rutina para tus niños, una rutina que comience temprano. Si prefieres tomarte un tiempo sola o con tu pareja para desayunar, pues bien, aprovechalo, si te gusta compartir tu desayuno en familia, despierta temprano a tus niños.

Dirás, es mejor que duerman hasta tarde así puedo hacer los quehaceres de la casa, o quizás tus hijos ya sean madrugadores, o los debas llevar a la escuela por la mañana, de todas formas es bueno que los despiertes temprano así tendrás la posibilidad de que después del almuerzo se sientan cansados y quieran tomar una siesta, de modo que también tu podrás aprovechar ese tiempo para descansar.

Lo mismo a la hora de dormir, establece un horario (casi) inflexible para que se vayan a la cama, de esta manera podrás retozar con tu pareja o en soledad, o irte a la cama tu también temprano.

Quizás pensarás, con justa razón, que tus mascotas son parte de la familia, por eso te gusta compartir la cama con ellos lo cual te parece de lo más inofensivo. Aunque esto pueda ser así en principio, hay algunas razones por las que deberías evitar compartir cama con tus animales. Si eres alérgico o tienes problemas respiratorios, los mismos pueden empeorar debido al pelo de los animales, por lo que deberás tener especial cuidado y aspirar y desempolvar más frecuentemente tu habitación y armar para el animal un lugar aparte en el que pueda descansar solo. Si padeces de insomnio o trastornos del sueño, deberás saber que estudios científicos demuestran que el 65% de las personas que duermen con sus mascotas presentan problemas para conciliar el sueño, o tener un descanso de corrido. Se despiertan varias veces en la noche a causa de los ruidos o ronquidos del animal. Esto ocurre principalmente porque los animales no tienen los mismos ciclos del sueño que nosotros, por lo que en estos casos será recomendable además de no dormir en la misma cama, tampoco compartir la habitación. Cuidado con las pulgas y garrapatas, otro factor importante a tener en cuenta es que tu perro no esté infestado de pulgas, garrapatas o piojos, que podrán quedar atrapados en las sábanas y picarte a tí también. Todo queda a tu criterio, obviamente, pero en estos tres casos sería mejor que no compartas la cama con tu animal dado que puede representarte bastantes trastornos y si no logras descansar de manera correcta, estarás cansado todo el resto del día, de más está decir que aún peor si se vuelve algo crónico. Ni hablar que otro tema aparte es la suciedad que acarrea el animal. Los perros y gatos pasan su día recostados en el piso, y aunque lo mantengas limpio de todas maneras junta tierra, y tu me dirás que el gato se lava, sí pero se lava con su propia lengua. Además no es recomendable ni se debe bañarlos muy seguido, pues estaríamos eliminando la protección natural que tiene su pelaje y se podrían enfermar. Si te gusta dormir con tus animales deberás reemplazar las sábanas más seguido y estar preparado para que se te arruinen. Debes tener cuidado de no aplastarlos, si tu mascota no duerme a los pies de la cama, sino que por el contrario descansa al lado tuyo, hay riesgo de que dándote la vuelta dormido lo puedas aplastar. Si tienes niños, deberás saber que los animales no pueden dormir con los niños dado que su pelaje, su saliva y caspa son fuente de múltiples alergias para los infantes, así determinó la Academia Americana de Pediatría, así como que estas alergias pueden desembocar en síntomas mucho más severos. Los gatos, desprenden más alergias que los perros, pero aún así tampoco es recomendable que duerman con perros en sus camas. Recordemos que los niños pequeños están en edad de vacunación hasta que ingresan a la escuela primaria, su sistema inmunológico es más vulnerable que el de un adulto. Si vamos al comportamiento del animal, es sabido que algunos de ellos son muy territoriales (especialmente ciertas razas de perros) y se pueden llegar a poner agresivos si por ejemplo una noche invitas a alguien que él no conoce muy bien a dormir en tu cama. E incluso si lo conoce, no le gustará que lo saque de su lugar. Por otra parte, un reciente estudio realizado por la Clínica Mayo asegura que las personas que descansan con sus animales se sienten más relajadas y tranquilas, que al contrario de los estudios que se hicieron anteriormente, no notaron que el ciclo del sueño humano se altere por al presencia del animal y que las personas que descansan con sus mascotas se sienten relajadas por su respiración lo cual les ayuda a dormirse más rápido, al refutar los experimentos anteriores podría representar un verdadero beneficio. No hay grandes contras ni grandes pros en lo que respecta a dormir con tus mascotas, excepto claro si padeces algún trastorno respiratorio o del sueño, entonces claro que es expresamente recomendable que decidas no dormir con tus mascotas. Sin embargo teniendo en cuenta lo que puede significar para tu animal, lo que representaría para tus costumbres y que tú fácilmente puedes modificarlas si decides ponerte en pareja, cosa que él no entendería así como así, es mejor que tengas destinado para él su propio colchón, si quieres en tu habitación, así sigue compartiéndola contigo, pero evita que se acostumbre a dormir en la cama ya que, como te decimos, se puede poner realmente hostil si quieres modificar su rutina. Aunque todo queda a criterio de cada uno de los dueños, es sumamente válido que se considere a las mascotas como parte de la familia, pero no es de por sí recomendable que se los humanize o se los trate “como un hijo, siempre es mejor criarlos como una mascota, entenderlos, tenerles paciencia, adaptarse a sus necesidades y estudiarlos, saber su lenguaje y lo que entienden para poder enseñarles cosas adecuadamente y que nos obedezcan. Es importante crear un vínculo, más que nada con los perros, donde nos tengan el respeto de saber quién manda, pero no así que nos tengan miedo. Criar a tu mascota con amor y cuidado “como si fuera tu hijo” desde ese punto de vista está perfecto, pero no lo vayas a vestir, hacerle comer en la mesa o mandarlo al psicólogo porque ahí habrás cruzado una línea que tiene el retorno difícil. En resumidas cuentas, luego de leer este artículo tu decidirás si es lo mejor o no el dormir con tu mascota, si ya lo haces también es importante que te asesores sobre cómo realizar la transición a su propia cama de manera que no sea demasiado brusca para él, recuerda que los animales aunque parezca que nos entienden, no tienen ni pálida idea de lo que les estamos diciendo. Esperamos que haya sido útil para tí.

Actividades extracurriculares: si puedes permitirte enviar a tus hijos a realizar alguna actividad fuera de casa, verdaderamente es lo ideal. A menudo les gusta algún deporte, o aprender a tocar algún instrumento o a dibujar, de esta manera no solo estás fomentando sus intereses personales, ayudándole a descubrir sus pasiones y desarrollando su inteligencia creativa, sino que estás influyendo en su integración en la sociedad y sus relaciones con pares, además de que te estás asegurando de unas horas libres algunos días a la semana (depende de a cuantas actividades lo mandes).

Hay lugares que, por ejemplo, durante el receso de verano, que los niños no asisten a la escuela, pueden inscribirse a clases de natación, esto sin dudas los ocupará unas horas y lo más importante, los ayudará a descargar energías.

Hora de juegos: te será conveniente entablar una buena relación con otras madres que tengan hijos pequeños, a menudo suelen ser amigas, parientes o las conocidas del jardín de infantes o escuela al que asistan tus hijos. Es importante que los niños se vinculen con otros niños para su desarrollo emocional y sus relaciones interpersonales, pueden turnarse con alguna madre para enviar los niños a jugar a alguna casa, una vez a la semana. De esta manera también te asegurarás unas horas de descanso, paciencia para cuando te toque ser a tí la anfitriona.

Además de la relación con otros niños, también es importante que dediquen, como padres, algún tiempo para jugar con sus hijos, llevarlo a alguna plaza o parque, o hacer algo divertido en la casa, aunque sea un rato, no solamente fortalecerá su vínculo, y será un tiempo preciado que recordarán todos en familia, sino que también estarás contribuyendo a que descargue energías para poder descansar por las noches.

Con los niños es muy importante ser pacientes pero firmes. Si sigues estos consejos estarás mejorando la infancia de tu hijo, contribuyendo a tu propio descanso que es esencial para que realices todas las actividades del día, pero aún así que mantengas el vínculo y no simplemente lo pongas detrás de alguna pantalla. Aunque, este es un buen recurso si se tornan caprichosos o simplemente están demasiado cansados como para jugar. Sin embargo, los alentamos a que unas horas al día, vuelvan a ser niños.

Deja una respuesta

Abrir chat
1
Hola, soy Jose...
¿En qué puedo ayudarte?
NUESTRO HORARIO DE ATENCIÓN ES: 8h a 19h
🚚 recuerda que los envíos son gratis 😉